Libre para drogarme hasta que se demuestre lo contrario

11_34_46_334_file
Artículo escrito para la Revista Cáñamo

Es mi vida, es mi cuerpo y es la opción que de vez en cuando elijo. No soy yo el que tiene que demostrarte por qué no tienes que protegerme, eres tú el que tiene que demostrarme, arrogante benévolo, si está justificado que limites mi vida. ¿No soy inocente hasta que se demuestre lo contrario?

Razones que puedo darte para que no me lo prohibas tengo muchas. No tengo que darte todas porque, siendo prácticos, tú sólo necesitas una con el peso suficiente para justificar acabar con mi libertad. ¿La tienes? Si no es así, si tus razones no tienen bastante peso para arrebatarme la libertad de decidir mi curso de acción en la única vida que voy a vivir, por lo mismo que soy inocente hasta que se demuestre lo contrario, seré libre hasta que demuestres lo contrario.

In dubio pro libertate.

Libertad y buenos humos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Katalepsis

Economía, Filosofía & Política

Nintil

Veritas gratia veritatis

A %d blogueros les gusta esto: