Debates que no encuentran la verdad

El título inicial de esta entrada pretendía ser “debates que no buscan la verdad”, pero la realidad es que hay debates que no van enfocados a buscar la verdad, si no a crecerse y a endiosar los propios argumentos de uno mismo con el objetivo de aplastar al rival. Vamos, debates de a ver quien la tiene más grande.

En los debates en los que al menos uno de los participantes si quiere conocer la validez o invalidez de sus argumentos, a veces ese objetivo se quedará sin llegar a buen puerto, porque sin darse cuenta el debate ya se habrá corrompido y costará horrores volver a encauzarlo.

Y esto puede llegar a ocurrir, a pesar de las mejores intenciones académicas de la persona menos troll y con mejores argumentos posibles en su arsenal teórico.

¿Por qué se corrompe?

El debate suele corromperse porque uno de los ponentes inicia una serie de comportamientos cuya consecuencia, sea o no consciente de ello, acabará por destruir la senda al camino de la verdad. Esto es así, bien sea porque hay personas que disfrutan con estos comportamientos o porque se han quedado indefensos ante la argumentación del rival.

Si uno quiere estar preparado para no incurrir en los costes del debate inútilmente, debe aprender a ver si éste va encaminado a obtener el beneficio de la verdad o si no va en esa dirección.

Entonces…

¿Qué comportamientos pueden corromper el debate?

Bajo mi humilde experiencia, he conseguido aislar los siguientes:

1.- Decir falacias

Para todo aquel que no sepa lo que es una falacia y para no complicarme demasiado, yo suelo definirla como un argumento que parece valido, pero que no lo es.

¿Cómo puede ser que un argumento parezca valido pero que en realidad no lo sea?
Pues es más fácil de lo que parece, repasemos alguna falacia: (que todos hemos hecho o escuchado alguna vez)


Falacia ad hominem:
Muy muy común, esto sería:
X tiene una idea A, pero X es cuestionable por los siguientes motivos, luego A es falso.

Jose María dice: La sanidad privada es más barata y de mejor calidad, porque la competencia fomenta que las empresas intenten atraer a los consumidores con precios más baratos o con un mejor servicio.

Socialista Random dice: Jose María es un anarcocapitalista salvaje-neoliberal-fascista-ultraderechista y su idea es la que dicen todos los seres malvados de ese grupo de enfermos.

Ergo lo que dice Jose María es mentira.

Falso, la verdad no depende de quien la diga, depende de que sea cierta o no. Yo podría decir misa siendo la Madre Teresa de Calcuta, Iniesta, Hitler, Stalin o Michael Schumacher y no por ello dejaría de ser verdad o mentira.

Nota: Hay muchas más falacias, advierto a la persona que investigue esas falacias y se quede con su significado, que las comenzará a ver por todas partes. Eso puede ser bastante inaguantable, puesto que todo el mundo por lo general suele decirlas. (incluso los que no quieren decirlas y saben bien que son las falacias)


2.- Incurrir en un debate nominalista (Cuando éste no es el objeto de debate)

Esto puede ser en realidad una salida de tangente (punto 4) pero que suele pasar más inadvertida. El debate inicialmente puede tratar de múltiples cosas y verse atascado en un momento dado, porque ambas personas tienen una idea diferente acerca de lo que significan unos términos. Todo comienza a girar entonces entorno a esos términos, se deja de hablar de la idea principal y generalmente, si nadie acepta el significado que el otro le da a esos términos, el debate estará acabado.

Esto podría ser de la siguiente manera:
Jose María dice: Los socialistas queréis nacionalizar los medios de producción y eso da lugar a las consecuencias X.

Socialista Random dice: Yo soy comunista y te aseguro que no comprendes el significado del socialismo, porque eso resulta que sólo es un paso hacia el comunismo.

Se acabó, si no se encauza rapidamente, las consecuencias de nacionalizar los medios de producción ya no serán tratadas y se hablará hasta el infinito del significado de socialismo.

3.- No escribir correctamente

Añado esto porque comprenderse unos a otros es clave en la búsqueda de la verdad. No es que yo sea un GrammarNazi o un filólologo que nunca cometa faltas o vaya por ahí mandando al Gulag a todos los que fallen un acento, ni mucho menos, pero un poco de esfuerzo tiene muy poco coste y muchos potenciales beneficios en un debate. Además de evitar que le sangren a alguien los ojos leyendo cosas ininteligibles.

4.- Irse por la tangente

Estrategia fácil de adivinar, previsible y generalmente premeditada. Al loro siempre con este comportamiento, puede ser una señal de que algo esta desmoronándose en los argumentos del rival y comienza a estar acorralado.

Lo más fácil será poner directamente un ejemplo:

Jose María dice: Historicamente, las personas han tendido a huir de los países con menos libertad económica a otros con más libertad económica.

Socialista Random: Claro, lo que no se cuenta es que EEUU bloquea económicamente a Cuba, se genera miseria y la gente tiene que irse. No es culpa del comunismo.

El cambio es obvio, de un debate que podía ir encaminado a conocer las virtudes y los defectos de la libertad económica, pasamos a intentar explicar si es el bloqueo o el comunismo el causante esa miseria. Y lo más peligroso no es eso, sino que de ese punto se pase a otro aun más alejado y después a otro más alejado y al final se acabe hablando de algo que no tenga que ver nada con el hilo principal. Pero por demostrar al rival que esa salida de tangente no es válida, podemos “picar” una y otra y otra vez.

Retroceder al hilo principal entonces, puede equivaler a la vista de otro que te has acobardado en la decimocuarta salida de tangente. Pero no os preocupéis, al final del articulo doy consejos para que no tengas que retroceder.

 

5.- Tocar emocionalmente al rivalDebate padre de familia
Lo siento pero el mundo esta lleno de trolls o de gente con un “sentido del humor” que no te va a hacer gracia. Sobre todo por internet, si pensabas que era un lugar lleno de lord’s ingleses educados, estabas equivocado.

Pero bueno, en general si te están picando demasiado probablemente no tengan unos sólidos argumentos, algo estarás haciendo bien si te intentan cabrear.

 

¿Qué hacer cuando te la clavan con uno de estos comportamientos?

La experiencia te dará la capacidad de desmontar sistemáticamente todas estas conductas corrompe-debates. Es más fácil de lo que uno podría pensar, porque al fin y al cabo es la teoría la que es difícil de aprender y explicar, hacer los comportamientos perversos que yo he expuesto es algo que puede hacer cualquiera sin demasiada experiencia práctica, por lo que verlos venir y actuar en consecuencia tampoco es algo demasiado imposible.

Nota: Es más fácil desmontar estos procederes detrás del monitor de un ordenador que cara a cara, cuando el juego es en tiempo real.

 

1.- Falacias

Aprende que falacias existen y echaselas en cara con la delicadeza que el momento lo merezca. Hazle ver claramente que ese “argumento” no desmonta tu idea y demuéstrale de manera simple la naturaleza de lo que acaba de decir, como en mi ejemplo anterior para una falacia ad hominem:

“Falso, la verdad no depende de quien la diga, depende de que sea cierta o no. Yo podría decir misa siendo la Madre Teresa de Calcuta, Iniesta, Hitler, Stalin o Michael Schumacher y no por ello dejaría de ser verdad o mentira.”

2.- Incurrir en un debate nominalista (Cuando éste no es el objeto de debate)
Dile claramente que el puede llamar a las cosas como quiera, incluida su ideología, la tuya, o cualquier cosa habida o por haber. Lo que a ti tiene que importarte, es si la idea que hay de base en el debate es cierta o es falsa y para ello es irrelevante en la mayoría de ocasiones como quiera una persona llamar a lo que sea.

3.- No escribir correctamente
Dile que aprenda a escribir, o arriésgate a entender cosas que él “supuestamente” no ha querido decir.

 

4.- Irse por la tangente

A cada momento, comenta que tu misión en este debate es averiguar la verdad sobre X, no sobre Y o Z o H. Que no buscas otra cosa que no sea resolver esa duda y que eso es lo que hay que tratar.

Pero incluso haciendo eso, puede ocurrirte cómo cuando alguien se retira de la decimocuarta salida de tangente, que te acusen de no tener respuesta o estar equivocado en lo que respecta esa salida de tangente.

 

5.- Dejarse tocar por el peso emocional del debate
Sólo conseguirás evitar enfadarte, o emocionarte demasiado en forma alguna, cuando hayas debatido muchas veces sobre temas que toquen muchísimo la fibra. Así que por mucho que aquí te diga algo tan obvio, lo suyo es que te lo puedas plantear tu mismo cuando te este ocurriendo. (O que te lo diga alguien que este viendo que se te va la olla)

 

Y si después de todo esto, ves que es imposible encauzar el debate, despídete (o no lo hagas) y vete. Aunque también podrías quedarte a trollear un poco, pero eso ya es cosa tuya y yo no me responsabilizo de los trolleos que hagáis por hacerme caso.

 

Ultimo consejo
Si te han argumentado lo suficientemente bien y realmente parece que tus argumentos no son válidos o los suyos si lo son, no digas descaradamente que no tiene razón o repitas una y otra vez el mismo argumento sabiendo que no es cierto. Tu objetivo debe ser la búsqueda de la verdad, si el peso emocional de creer en algo en lo que has invertido mucho y que ahora parece que no es cierto te supera, relájate, abandona el debate y piensa por ti mismo el tiempo que haga falta para asimilarlo.

 

Libertad y buenos humos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Katalepsis

Economía, Filosofía & Política

Nintil

Veritas gratia veritatis

A %d blogueros les gusta esto: