Teoría monetaria I Consideraciones previas (Primera parte)

Introducción

Tuve el privilegio de asistir a una clase sobre este tema a manos de cierto economista de la escuela austríaca que me gusta mucho. Voy a intentar recoger las ideas que capté con la máxima claridad posible e intentando no cometer demasiados fallos, además, complementaré el contenido con apuntes propios de otros profesores. No haré distinciones visibles cuando exponga el contenido de un autor o de otro.

Nota: No os voy a mentir, para leer con ganas estas entradas ya puedes ser un friki en economía porque los tochazos que vienen a continuación no son precisamente pequeños.

Consideraciones previas (Primera parte)
Para entender porque el papel del dinero y el crédito es crucial en el desarrollo de una sociedad cada vez más productiva y más rica, hemos de entender primero como favorece esto a la división del trabajo y por lo tanto, que papel juega la división del trabajo en el aumento de la productividad y la riqueza.

Vamos a ilustrar primero en esta entrada, como funcionan las sociedades de autoconsumo y las de mercado. Posteriormente iremos añadiendo niveles de complejidad mayores, introduciendo como aparece la división del trabajo y como ésta hace que aumenten la productividad y la riqueza.

Sociedades de autoconsumo y sociedades de intercambios
Una sociedad sin ningún tipo de división del trabajo, es una sociedad de individuos que producen para sí mismos todo “lo que necesitan” o todo lo que humanamente pueden producir. Esta sociedad es una sociedad sin mercado, ya que no existen intercambios de bienes o servicios.

Nota: Cada vez que diga productos o bienes, a efectos prácticos también me referiré a servicios

Un ejemplo de este tipo de sociedad, podría ser un ermitaño que vive en una montaña y todo lo que hace “se lo come él”. Sería un orden de autoconsumo en el que todo lo que se produce va destinado al consumo por parte de las personas que lo han producido.

No es la sociedad a la que estamos acostumbrados. Nosotros no producimos la inmensa mayoría de las cosas que utilizamos, en nuestra sociedad, nosotros somos productores especializados y consumidores generales. Estamos insertos en ordenes de mercado, donde producimos intensamente algo concreto, (que muchas veces ni consumimos nosotros) e intercambiamos ese producto por todo aquello que necesitamos.

Hay un salto cualitativo de una importancia enorme (a continuación veremos por qué) en pasar de organizarse de sociedades de autoconsumo, a sociedades que participen en el proceso de mercado.

http://es.wikipedia.org/wiki/Adam_Smith

Adam Smith, autor de “La riqueza de las naciones” Profundizó acerca de la división del trabajo.

¿Qué es la división del trabajo y qué papel juega en la aparición de órdenes extensos de mercado?

La división del trabajo es, básicamente, separar la actividad productiva en un gran número de tareas. Cuantas más tareas separadas existan, más extendida esta la división del trabajo.

Con separar tareas, me refiero a que cada persona que participe en esa actividad productiva, tenga un número de tareas a realizar cada vez menor, pero que realizará más intensamente.

Aquí es cuando aparece el mercado, a partir de este momento, cada uno de los individuos con sus tareas propias separadas no produce todo lo que necesita, sino que se encarga de una tarea concreta intensamente e intercambia necesariamente sus excedentes de producción por cosas que necesita.

¿Por qué juega un papel importante la división del trabajo en el aumento de la productividad y de la riqueza?

1.- Conforme se comiencen a separar tareas, produciendo los mismos productos se liberara “tiempo”. Un tiempo que se podrá utilizar para ampliar la cantidad de tareas para producir los mismos productos o para producir nuevos productos. (O para dedicar ese tiempo al ocio)

Seremos capaces de liberar ese valioso tiempo porque podremos acabar antes de producir lo mismo, dado que la eficiencia aumentará si cada uno se especializa en hacer aquello en lo que tiene una ventaja relativa.

Imaginemos 2 personas compartiendo piso: Carlos y Javi. Estas 2 personas tienen una serie de tareas domésticas que deben realizar, pero previsiblemente podría ser que a cada uno de ellos se les diese mejor una tarea que otra. Pongamos por caso que Carlos es muy rápido fregando los platos, pero muy lento doblando ropa y Javier, al contrario, es muy rápido doblando ropa pero lento fregando los platos.

¿Qué comportamiento resulta más interesante para Carlos y Javier?
A.- Los 2 friegan sus propios platos y doblan su propia ropa.
B.- Carlos se dedica a fregar los platos de ambos y Javier se dedica a doblar la ropa de ambos.

La respuesta es obvia, en el caso B el tiempo dedicado a cumplir las tareas se reduce si los 2 hacen lo que más rápido se les da. (O hacen la tarea en la que tienen una ventaja relativa)

Nota: A pesar de que es más común quizás escuchar “división del trabajo”, en realidad se trata más bien de una “división del conocimiento”, pues cada uno acumula un conocimiento teórico o practico separado que es lo que en realidad les hace ser más eficientes.

2.- El conocimiento se ampliará, como ya no todas las personas tienen que saber hacer de todo, no tiene por qué haber superposición de los mismos conocimientos. Cada persona puede dedicar al “espacio de conocimientos” que antes ocupaban otras tareas sabidas por todos, el aprendizaje de un conocimiento propio y diferente.

O dicho de otra manera: La cantidad de conocimientos disponibles es mayor, porque ya no hay que aprender a hacer generalidades que sabe hacer todo el mundo despilfarrando un tiempo valioso, pudiendo las personas dedicarlo a aprender algo propio y diferente.

En el ejemplo anterior, gracias a la división del conocimiento, Carlos ya no tiene que saber cómo se dobla ropa y Javi tampoco como se friega, se libera un “tiempo sobrante” en el que ambos pueden aprender aún más conocimientos diferentes.

3.- La relación entre aprendizaje y uso es mucho más eficiente. Voy a plantear 2 preguntas y 1 ejemplo para ilustrarlo:

¿Aprender a hacer una tarea nueva desde 0 resulta más difícil que teniendo unas bases previas?

Y si ese conocimiento recién aprendido no lo usas nada más que para utilizarlo una vez o muuuuy de vez en cuando, ¿no es un fastidio que tengas que usar ese valioso tiempo para aprender a hacerla?

Imaginaos que a Carlos o a Javi se les antoja poner una estantería en su piso, van al Ikea y compran un mueble de estos que se montan en casita, sin querer pagar un servicio para que lo haga por ellos en su domicilio. Supongamos que ellos nunca han montado un mueble y que las instrucciones están en francés, idioma que desconocen. Y además, que la persona que podrían haber contratado para que les montara la estantería, sabía francés y montar todo tipo de muebles, excepto esa estantería en concreto.

En este ejemplo, ¿el tiempo que ellos empleen en aprender francés y montar ese tipo de estantería, será igual de provechoso que el tiempo que utilice en aprender a montar esa estantería en concreto la persona que podrían haber contratado para montarla?

Es obvio que no, Carlos y Javi no solo tardarán mucho más en aprender francés y montar ese tipo de estantería que una persona que ya sepa francés y montar muchos tipos de muebles, sino que el uso de ese conocimiento, lo más probable es que para Carlos y Javi signifique solamente montar ESA estantería o pocas más a lo largo de su vida y para el trabajador de Ikea pueda ser un conocimiento que ponga en práctica muchas más veces a lo largo de su vida laboral.

Podríamos concluir que:
La relación entre el tiempo que se tarda en aprender el conocimiento y el uso eficiente que se le da, es infinitamente superior en una organización con división del conocimiento. Con lo que no solamente toda la sociedad es capaz de soportar más conocimiento, sino que además se le da un uso más intensivo.

4.- La división del trabajo además permite la especialización, lo que significa que el “estar dedicados” a una tarea X hace que el conocimiento en esa tarea se profundice. Carlos estará a pie de obra mucho más tiempo fregando platos, con lo que podrá experimentar más fácilmente cosas como: qué jabón es el más económico para fregar, cual es la técnica más adecuada para minimizar el consumo de agua…

5.- La división del conocimiento tiende a conducir a cada persona a aquello en lo que tiene una ventaja comparativa. Aquellos más habilidosos claramente acabarán dedicándose  a la tarea en la que sean más productivos, a no ser que prefieran producir menos y tener menos excedentes que intercambiar con el objetivo de encomendarse a una tarea en la que, a pesar de que no son tan habilidosos como en otras, disfruten más realizándola. Los menos cualificados, aunque se vean desplazados por los más virtuosos a tareas menos productivas, incluso así, salen favorecidos en una organización en la que exista mucha división del conocimiento.

Pongamos por caso que Leonardo da Vinci, un genio en múltiples cosas, ha nacido en un orden sin división del trabajo: una granja en la que todo lo que necesita tiene que producírselo él mismo. Él es un genio, de modo que alomejor consigue mejorar “un poco” algunos aspectos de la granja que se le dan muy bien y puede vivir sin muchos percances, pero su talento queda ampliamente desperdiciado.

En una situación análoga, nace un pobre infeliz torpe en muchas tareas, ¿tiene las mismas posibilidades de sobrevivir que da Vinci en la misma granja? No, todas aquellas cosas en las que por desgracia no tenga mucha habilidad, pueden ser determinantes en su subsistencia. Desperdiciándose también aquellas tareas en las que podría salvarse algún talento, por tener que intentar explotar sus pobres habilidades en otras distintas para intentar sobrevivir.

6.- La división del conocimiento también se enfoca hacia distintos contextos. Cada lugar del planeta es distinto, hay diferentes recursos naturales, diferentes culturas, diferente cantidad de equipo capital invertido, diferente clima e incluso diferente fertilidad en la tierra. Si no existe división del conocimiento, el empleo de los distintos recursos va a ser similar para mantener más o menos viva a la población residente. Con lo que si esas personas han tenido suerte y el entorno es propicio, sus posibilidades de morir de inanición se reducen comparadas con personas que no nazcan en entornos tan propicios.

Pongamos por caso que, en un mundo sin división del conocimiento, Carlos vive en Arabia Saudita y Javi en las orillas del Nilo. Carlos está en un entorno inhóspito,  muy difícilmente cultivable, pero lleno de petróleo y Javier tiene el rio Nilo muy fértil, pero sin petróleo cerca.

En este caso, Carlos estaría todo el día intentando sacar comida de debajo de las piedras para intentar sobrevivir y quizás el petróleo solo tendría importancia para él, después de emplear casi todo el tiempo del que dispone en intentar alimentarse, para que luego si un caso, extraerlo en pequeñas cantidades, quemarlo y calentarse por la noche.

Sin embargo Javi tiene tanta zona cultivable como desee y alimentos en relativa abundancia, pero no puede calentarse algunas noches de determinados meses.

Si Javi se dedicase íntegramente a cultivar alimentos y Carlos a extraer petróleo e intercambiasen su esfuerzo, la situación sería claramente mejor para ellos, puesto que los recursos serían empleados de forma intensiva, incorporando nuevas zonas antes no explotadas porque ahora ya es posible dedicarse íntegramente a explotar ese recurso ya que los excedentes pueden intercambiarse por otros que se deseen.

7.- La división del conocimiento también incrementa la productividad posibilitando la creación de maquinaria y su uso. Hay más posibilidades de que los recursos que se deban extraer y los diferentes componentes de las maquinas estén a disposición de los productores en un orden con mucha división del conocimiento. Y no solo eso, sino que la posibilidad de vender masivamente unidades, es un incentivo a fabricarlas en masa incorporando maquinaria. No olvidemos que si todos los individuos pueden producir más por una mayor división del conocimiento, más tienen que ofrecer al mercado, a cambio de más productos deseados.

Jean-Baptiste Say, economista francés: “Los productos, en última instancia se intercambian por otros productos”

Nota: Resumidamente me refiero a la Ley de Say, los productos, en última instancia se intercambian por otros productos, por lo que para demandar antes hay que producir. Si podemos producir más, podremos demandar más.

En un contexto donde Javi y Carlos tienen un taller de fabricación de coches y deseen incorporar maquinaria:
¿Es más probable que esto suceda si ellos mismos deben extraer el mineral del que está compuesta esa máquina o que lo hagan en caso de que ya esté disponible en el mercado?

¿Asumirán el coste si previsiblemente solo pueden vender la misma cantidad de coches que hacían manualmente o si potencialmente pueden vender muchos más coches?

Es obvio que Javi y Carlos estarán más dispuestos a introducir maquinaria si pueden adquirir sus componentes fácilmente y si pueden cubrir el coste vendiendo más.

8.- Es necesaria para una mayor extensión de la división del conocimiento, más y más cabezas pensantes, en definitiva más personas. El proceso se potencia con el aumento de la población, podemos ser muchos y ricos o pocos y pobres.

Y continuando con consideraciones previas: Teoría monetaria I: Consideraciones previas (Segunda parte) “Ley de asociación de Ricardo y la riqueza en un planeta de 10 personas en vez de 7.000.000.000.000”

Libertad y buenos humos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Katalepsis

Economía, Filosofía & Política

Nintil

Veritas gratia veritatis

A %d blogueros les gusta esto: