Ancaplandia y la gente malvada

Dedicado a todos los que creen necesaria la existencia de un Estado

En esta entrada animo a la persona que me este leyendo a darme respuestas a una serie de cuestiones que considero que deben resolverse si se supone que la existencia de un Estado, (por pequeño que sea) es preferible al anarquismo.

Obviamente cuando hablo de anarquismo me refiero al anarquismo guay, al anarcocapitalismo o anarquismo de libre mercado. (Al anarquismo real donde puedes vivir tanto en comunas como respetando instituciones favorables con el libre mercado)

1.- ¿Por que si las personas necesitan ser reconducidas en alguna parcela de su vida, (y me da igual cual) hay que crear un Estado formado por personas que potencialmente pueden desear también reconducir esa parcela de conducta de manera equivocada o perversa?

2.- ¿Si una minoría desea y tiene mecanismos para crear una situación claramente perturbadora para el resto de la sociedad, hay que crear un Estado para aplacarles teniendo en cuenta que actuando en su parcela de vida privada el daño que pueden generar es más bajo que si tuviesen, a parte de sus mecanismos, el poder de externalizar ese daño a través del Estado?

3.- ¿Como se controla eficazmente la expansión de dicho Estado para que no invada otras parcelas de la vida privada de sus subordinados? (suponiendo que al final sea deseable el Estado en X punto)

 

Libertad y buenos humos

 

Anuncios

3 comentarios

  1. 1. [Tu pregunta será reformulada en el transcurso de mi respuesta.] Considero sesgado el enfoque que, para proponer la abolición de la posibilidad de políticas colectivas, parte de que el reputado sustento de esa posibilidad es que un individuo potencialmente necesita ser reconducido por un ente compuesto por la misma clase de individuos (potencialmente necesitados de reconducción).
    Partiré al revés, entendiendo que hay soluciones a problemas de carácter colectivo que difícilmente puedan abordarse con eficiencia sin mediar políticas colectivas.
    Emplearé tu campo de especialidad -que no es el mío- como ejemplo.
    Sabemos que la medicina preventiva es preferible desde cualquier óptica de costos comparada con los costos de la medicina que llamaré profanamente “paliativa/reparadora”.
    En este campo de la medicina preventiva tenemos como gran hito las vacunas que han permitido inclusive la erradicación de enfermedades. [En un sistema que culturalmente extreme y ensalse el individualismo, e incluso llegue a abolir toda forma de garantizar un mínimo acceso a estándares de servicio medicinal, probablemente aumentarán quienes se manifiesten contrarios a la vacunación, o quienes directamente no puedan o no prioricen acceder a estas. Desde el punto de vista de la eficiencia tendrá lugar la pérdida de “potencial de creación de riqueza” de muchos que terminarán afectados por enfermedades que hoy son marginales.]
    El modo (más eficiente) de solucionar el problema del impacto a la merma en el “potencial de creación de riqueza” de ciertas enfermedades es imponer un calendario de vacunación (lo haga una democracia, una tecnocracia medicinal, o lo que sea), o, basados en que a nadie reconduciremos, sentarse a esperar que emerja un consenso unánime sobre esta área específica entre los supervivientes de la catástrofe ancap.
    En suma: hay problemas cuya naturaleza es colectiva y cuya posibilidad de resolución reposa en la existencia de políticas colectivas. Que el contra-argumento sea que la implementación de estas políticas requiere reconducir a alguno, y que eso lo hace alguno que podría necesitar reconducirse; al especificarse el área propia en que se reconduce, puede terminar siendo improcedente técnicamente dentro del área específica (vg. si una supuesta cadena de mandos desde un Jefe de Estado, pasando por Ministro de Salud y otros funcionaratos, hasta el agente de seguridad y los que operan la vacunación está conformada mayoritariamente por pro-vacunas o anti-vacunas, es igual de irrelevante, en todo caso importa si es posible contra-argumentar que es mejor no tener política de vacunación universal).
    Con esto, si bien no fundamento una necesidad de totalitarismo sobre toda área existente o por existir, creo que fundamento que una política colectiva no es necesariamente ineficiente, aún en términos subjetivos de “generación de riqueza”. Y que el contra-argumento de “nos reconducirá un reconducible” es potencialmente ineficaz al especificarse la política colectiva, con mucha mayor probabilidad abordándose mediante análisis técnico del área específica.

    1. “Considero sesgado el enfoque que, para proponer la abolición de la posibilidad de políticas colectivas…”
      No considero que deban ser abolidas las políticas colectivas si entendemos éstas como una serie de individuos guiados por otros voluntariamente, deben ser abolidas las coactivas. Pienso que este punto debía dejarlo claro.

      ” parte de que el reputado sustento de esa posibilidad es que un individuo potencialmente necesita ser reconducido por un ente compuesto por la misma clase de individuos (potencialmente necesitados de reconducción).”
      Todos los seres humanos son reconducidos en su interacción con otros seres humanos, esa reconducción se puede hacer, bien dejando las condiciones claras en un contrato voluntario o imponiéndose violentamente el criterio de uno sobre el otro.

      Me imagino que lo que intentas decirme, es que pienso que los seres humanos necesitan cambiar para gobernar a otros. Si esto es lo que crees que intento transmitir, no es así, critico la idea de que “en caso de” que los seres humanos sean malos, lo son tanto los gobernados como los gobernadores. No aspiro a criticar la necesidad de un “Hombre angelical” para gobernar, incluso aunque fueran ángeles quienes nos gobernasen, no sabrían como. (Teorema de la imposibilidad del socialismo, lo tocaré en otro momento)

      En el tema de la medicina preventiva, un sistema anarquista o anarcocapitalista no excluye la posibilidad de una erradicación preventiva de enfermedades mediante la vacunación. No me malinterpretes, el Estado puede hacerlo, pero probablemente en una anarquía se hiciese mejor. Una anarquía no ensalza el individualismo, deja en manos de las personas donde empiezan y acaban sus lazos colectivos, prueba de ello, es la institución familiar, los grupos de amigos, los nacionalismos etc. Tampoco creo que no serían los servicios sanitarios lejanos a los pobres.

      Por cierto, el estatismo que asegura acceso a toda clase de servicios mínimos, en última instancia, si que institucionaliza el individualismo al posibilitar a los individuos no tener que participar en el proceso de mercado ofreciendo sus bienes para obtener otros, puesto que el Estado ya se los garantiza saqueando a los productores. Es decir, que uno puede ser un ermitaño cabreado con la sociedad sin ofrecer nada si el Estado se encarga de dárselo todo.

      En una catástrofe generalmente muere gente tanto si hubiese Estado como si no. En Ancaplandia suponer necesario un consejo unánime para, por ejemplo, vacunar a todos los individuos de cierta edad no es lógico, a las personas corrientes no suele interesarles debatir sobre cuando deben ser vacunadas, aceptan el consejo del médico. Médico que por cierto, puede estar en nómina de una aseguradora que imponga en sus seguros el deber de estar vacunado contra ciertas cosas para tener rebajas. O bien podría haber un barrio administrado por individuos que impongan vacunaciones. (Como un complejo hotelero de un país tercermundista)

      Una política orquestada por el Estado no tiene porque ser improductiva, pero si ineficiente por necesidad si definimos eficiencia como la mejor maximización de unos pocos recursos. Principalmente porque hay infinitas maneras de ser eficiente, ya que el Estado son pocas personas pensantes y el mercado muchas mas trabajando a pie de obra, los planes de actuación acertarán mucho mas probablemente en el mercado. (con la información pertinente)

      No significa por ello que el Estado no pueda hacer cosas útiles, si no que generalmente las hace peor y con incentivos perversos.

      Muchas gracias por tu comentario.

    2. En definitiva, lo que intento decir es que Ancaplandia no es un mundo de individuos sin lazos colectivos ni unas personas que no controlen a otras muchas. Habría planes colectivos, pero no provenientes del Estado.

      Ahora mismo, por ejemplo, un complejo hotelero puede funcionar como un órgano de gobierno (dando atención médica incluyendo vacunación, ofreciendo un sistema legal, servicios religiosos…) sin utilizar el poder coactivo propio de un Estado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Katalepsis

Economía, Filosofía & Política

Nintil

Veritas gratia veritatis

A %d blogueros les gusta esto: